17 de diciembre de 2017

Atleti 1 - Alavés 0. Un partido para poder Campeonar.


Reitero la palabra: “poder”. Qué aún queda mucho tour por recorrer. Pero nos mantiene ahí. Dónde nos gusta estar. El partido, por otro lado, fue tan disputado como entretenido, aunque, curiosamente, con pocas opciones claras de hacer gol por ambos equipos. El rival, que defendió espléndidamente durante todo el encuentro, supo, además, encontrar buenas opciones de contragolpe final. Pero se quedó en eso … “buenas opciones”. Salvo el Chelsea, que nos creó oportunidades a gó-gó aquí y allá, el resto del universo no tiene opción a más. Aunque, si hubo un menda que paró golpes de verdad, fue el pobre Munir, que se llevó estopa para dar y llevar. Aunque no lo parezca, también eso es fútbol, chavales. Saber dar sin realmente hacerlo, puede convertirse en todo un arte.

El Atleti, por su parte, planteó un partido claramente dominador, pero, como siempre, nos costó lo suyo luego en transformar ese dominio en ocasiones claras de gol. Bueno. Alguna si hubo. Un buen remate de Saúl que rebotó en la chepa de no sé quién, una muy clara de Gameiro, que se entretuvo, como siempre, en los metros finales, en querer resolver un crucigrama mientras un tal Maripán le robaba la cartera, un Sime algo tímido por aquí, un Luis Filipe inmenso por allá, un remate trompicado de Koke por el más allá, y al descanso, que hace un frío del carajo.

Segunda parte, entrada de Correa por ayer el exasperante a más no poder Thomas, y la cosa cambió de inicio, y mucho, porque el campo se volvió sorprendentemente vertical hacia la portería de Pacheco. Pero, no terminábamos por rematar, entre otras muchas cosas, porque Koke estuvo pelín torpón (aunque enormemente trabajador) a la hora de sus pases.

Plan C. Carrasco vs. El Niño. El Cholo lo vio claro. Sime, también. Apenas faltando un cuarto de hora, se inventó otra magistral asistencia hacia dentro del área (lleva 2 de 2, ojito al chaval), y Don Fernando Torres se transformó en su versión de nueve clásico donde los haya, y remató perfectamente a placer el enorme centro del croata. Un gol que sirve para que todos nos demos cuenta de que, el rol del Niño, es precisamente éste: sumar. Mientras siga así, seguirá aquí, por mucho que haya mucha peña que, sorprendentemente, siga emperrado en desterrarle. Reitero. Yo creo que él tiene las cosas claras: debe de ganarse los minutos que dispute, y sobre todo, aprovecharlos. Es decir, insisto, sumar. ¿La peña? Tenemos que tener claro que el Fernando Torres del Liverpool se quedó allí, entender también su papel aquí, y, sobre todo y ante todo, RESPETARLO SIEMPRE. Cualquier Atlético que no sea hacerlo, lo siento, pero siempre recibirá el mayor de mis desprecios.

Poco más. El Atleti fue muy cabezón y consiguió su premio final. Este partido suma mogollón, de verdad. Y no por el rollo de andar segundo, tercero o cuarto (reitero, a estas alturas es anecdótico). Sino por el tema de seguir ahí. Dónde siempre tenemos que estar. Un partido para poder Campeonar.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Grandísimo partido de Luis Filipe, extraordinario Godín (que con esa barba a medio afeitar que lleva ahora aún me mola más, si cabe), Correa, a su manera atolondrada como coche de choque, pero algo sumó, del Niño no les hablo más, y, para todo lo demás … “¡Oh, Capitán, mi Capitán! Gabi. Hizo un partido como es él: emocionante. Sencillamente emocionante. Del Alavés también me gustó mucho Burgi (aunque siempre termina perdiéndose en su mundo) y Pedraza, aparte de por similitud con el nombre y el puesto de nuestro maravilloso Don Juan Carlos. Buenos minutos de Medrán también, y del pobre Munir, que tiene hematomas hasta en el DNI. Si le dejan currelar, el Pitu puede sacar mucho de sus “guajes”.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Lo de Thomas ayer es para hacérselo mirar, macho. ¿A                qué empiezo a llamarle el “indolente jugador africano” (copyright, Don Pablo)?. Qué desesperación, por Dios.

ÁRBITRO:
El puto Gil Manzano. Sin influir en el resultado para nada, el grotesco aire chulesco que ahora estila este individuo es indigno de lo que debe de ser un árbitro de verdad. Hacerse respetar no es eso, señor. Le queda mucha mili por aprender.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( + 7 GRADOS).

El termómetro está más cachondo que yo viendo a la piba de que da el tiempo en Antena 3 los fines de semana. ¡2 gradazos más para el buche! ¡Viva los polvorones! (y los polvazos, ya puestos) ….

Y … Si chavales … ¡EL VIERNES! Otro partidazo de los que nos pueden hacer campeonar en Cornellá. Y no nos podemos quejar, ojo. Que el pobre soci del Espanyol los fines de semana se dedica al noble arte de jugar al mus, porque lo de ver un encuentro de su equipo es ya una auténtica utopía. ¡Qué vergüenza que da todo esto! Aunque, para bochorno y estupor general, siempre nos quedará Cerezo … “Diles que se vayan, de una puta vez” …

11 de diciembre de 2017

Betis 0 - Atleti 1. Granito rojiblanco.


He tenido que pensarme mucho el título de esta crónica, majestades, porque después de la portentosa exhibición futbolística que dio la muchachada ayer, me ha sido altamente costoso encontrar algo positivo en tan magnánimo homenaje al despropósito y ese obscuro objeto de deseo denominado balón. Tras nueve horas de demolición neuronal, al fin he podido hallar algo medianamente positivo (o altamente, las cosas como son). Somos rocas. Pibes como rocas.

Bueno, y Oblak y sus paradas. Y la defensa en general (salvo la banda derecha, ojo, en la que Tello hizo y deshizo a su antojo tanto con Sime como con Thomas, cuando supuestamente aparecía para ayudarle por ahí). Menos mal que bota de oro Savic sigue en su buena tónica defensiva, que si no.

De fútbol no os puedo hablar mucho, porque el poco que ví fue por parte bética (aunque tampoco sin tener excesiva profundidad, que si, que la posesión es muy bonita y tal, pero tener por tener) … y algún islote aislado por parte colchonera. En el primero de los mismos (minuto 30 primera parte) Godín se disfraza de Don Bernardo Schuster, lanza un cambio de juego descomunal sobre Sime, excelente control del croata, aún mejor si cabe asistencia del mismo dentro del área, y Saúl, siempre Saúl, marcando la diferencia, llegando a un balón que nadie quería ni meter ni despejar. Un poquito después, otra buena ocasión de Correa, que remató a las manos de Adán, y no busquen más por parte rojiblanca, porque no lo encontraran, salvo una postrera que falló Torres tras asistencia de Thomas, y que, encima, el árbitro había anulado previamente por no sé qué extraña falta del africano.

En la segunda parte, el Betis a lo suyo, posesión va, dominio viene. Oblak, a lo suyo (paradón impresionante tras excelente remate de Tello). El Cholo, también a lo suyo, defensa que saco al campo va, defensa que saco al campo viene (si hubiese tenido a mano a Balbino y al pibe Ruiz, fijo que también los saca también). Desde luego, si el objetivo de Don Diego Pablo era irritar al purista Setién desquiciándole a más no poder por su estilo de juego, hay que reconocerlo una vez más, Simeone es un auténtico maestro. Porque, encima, le volvió a ganar. Y casi sin despeinarse.

Así que, me quedo con lo que me dijeron al unísono Rafita y Albertito nada más acabar el encuentro: “Tres puntos más, Tomi”. Y bien contento que ando por ellos. Pero hombre, jugar un ratejo de vez en cuando al fútbol sería de agradecer, máxime en estos partidos domingueros de las cuatro de la tarde (el poder de la siesta es lo que tiene). Menos mal que somos auténtico granito atrás. Granito rojiblanco.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Yo creo que voy a dejar aquí puesta ya la palabra “Oblak” para todo el año y eso que me ahorro. Y si añado también “Saúl”, tampoco iré muy desencaminado. ¿Savic? Tampoco se me animen en exceso, señorías …

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
A Koke y a Thomas les vi demasiado atolondrados, y no controlaron en ningún momento el partido como hubiese sido deseado.

ÁRBITRO:
Hernández al cuadrado. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 5 GRADOS).

¡Subida termométrica al canto! ¡2 gradazos más! ¡Don Luis, a Neptuno! ¡Don Pablo ya está allí! ¡Que vivan los Reyes Magos de Carabanchel! ¡Penaldo, tenemos tantos grados como tu balones de playa de esos, jó-de-te!

Y el sábado, frente al Alavés (partido trampa donde los haya, ojito a Abelardo y sus “guajes”). Tendremos que morir, tanto en el campo como en la grada. “De pequeño yo te vi, y a tu lado me quedé”.

6 de diciembre de 2017

Chelsea 1 -Atleti 1. Las cosas, por su nombre.


Artículo 1. “Tu eres mi pasión”. Cualquier Atlético que no esté de acuerdo con este artículo, nunca sabrá disfrutar del hecho de ser Atlético de verdad: La importancia de los torneos las da nuestro Atleti, nada más. Si el Atleti está, estamos. Si no está, nos sobran. No os voy a engañar: a mi la Europa League me pone aún menos que Teresa Campos en tanga, pero … En cuanto vea a mi Saúl, a mi Lucas, a mi Giménez, a mi Koke, a mi Filipe, y, por supuesto, a mi Cholo, ahí … Siempre. Estaré yo. Y, conmigo, casi todos vosotros. No disimuléis, lo sabéis. Esta droga es así. Sobredosis rojiblanca en vena en su más puro estilo.

Artículo 2. Fracaso. “En las buenas, y en las malas”. No nos engañemos. No seamos necios. No vayamos de lo que no somos. Nuestra humildad, nuestra mayor virtud, sí, pero siempre siendo consciente de nuestra realidad del día a día. Es un puto fracaso no habernos metido en la siguiente eliminatoria de Champions. Punto. No pasa nada. Vamos a seguir siendo del Atleti igual. Es más, fijo que, en el fondo nos la suda. Pero no dejamos de querer menos a nuestro equipo por decir las cosas como son. Por su nombre.


Artículo 3. “Jugadores, Jugadores”. Oblak, eres de Champions, tío. En serio. Los 2 iluminados del palco no sé qué diablos esperan para renovarte, pero eres así. De hecho, eres el puto número uno, y con diferencia. No hay portero, hoy en día, igual.  Pareja de retrasados … ¿A qué esperamos? Saúl. Tu partido (mejor dicho, tu ocasión) de Roma, pues es eso. Una simple ocasión más. Que no, tío. Te agradecemos mogollón tu manera de intentar echarte a la espalda algo que, sincera y sencillamente, no es tuyo. No es tu culpa. Cuando tuviste esa ocasión, el Atleti debería ir ganando 0-4. Punto. Giménez, siempre de los míos, socio. De Champions como el que más. Vayas a dónde vayas …Lucas. Otra nueva exhibición, y con la presión de tarjeta incluida. Macho, me lo empiezo a creer. Los vecinos se quedaron con el hermano tonto. Filipe. El único que intentó algo de verdad. Con verticalidad. Con sentido. Con profundidad. Nunca (y lo he dicho muchas veces) he sido partidario de segundas partes. Pero para eso está usted, brasileiro. Para mandarme a tomar por viento fresco (puto frío que hace, carallo). Torres. Un partido muy digno. Es una lástima que nuestros tiempos no hayan coincidido en el espacio sideral, pero, siempre se le agradecerá su compromiso, su orgullo y su lealtad. Por encima de todo. Griezmann. Uno que cree en usted. Pero machote, estos son sus partidos … ¿De verdad hace falta que se lo explique? Koke. De usted depende mucho, si no todo. De lo que ahora nos venga, vamos. Capacidad tiene. Sentimiento, también. Calidad, nos sobra, oiga. Ahora más que nunca, espero todo de vos. Una encuesta para finalizar. ¿Cuánto darían ustedes porque Hazard fuese jugador del Atleti? Yo sacrificaría mucho, os lo juro. Más lo de que podáis imaginar. Ese pibe está al nivel más excelso que cualquiera de los demás (Messi, el propio Antoine … ¿De quién cojones os creíais que estaba hablando, mentecatos?).

Artículo 4. “El Cholo es mi pastor, nada me falta”. Cuántas veces os lo habré dicho, pero no me canso. Si ahora nos quejamos de caer en Champions (con o sin razón) a las primeras de cambio, es gracias a él. Personalmente, a mi ayer el equipo no me gustó tanto como leo por ahí crónicas tan entusiastas (primer tiempo controlador, segundo tiempo algo loco, nos adelantamos, y como siempre … bah. Lo voy a dejar estar `por hoy, que no es plan). Pero mi fe sigue intacta. Mi devoción por vos, aún más. Siempre mi líder. Otro artículo innegociable.


Artículo 5. Liga. “Campeones, Campeones, oe oe oe”. Ahora parecerá fácil decirlo, pero os juro que así lo siento. No cambio Liga ni siquiera por Champions. Mi pan, mi levantarme a las 6 de la mañana todos los días, mis putos lunes del orto, mi quiniela, mi … todo. Cuando estuve en Liverpool, recuerdo “hablar” (lo entrecomillo, porque mi inglés carabanchelero se pueden imaginar cómo debe de andar) con aficionados ingleses )y con mi Rafita al lado mano a mano con las birritas), y ellos sí … La Champions, muy bonita y tal. Pero su Liga es su Liga. Pues yo, igual que ellos, macho. Mi Liga es mi Liga. No lo cambio por nada. Así que, los chatarreros, a lo suyo. Los Puigdemonts esos, que no se descuiden. Los putos pastis, que sigan culpando al Damián de turno por haber palmado un puto partido. Nosotros, a lo nuestro. El día 16, finalísima contra el Alavés. ¿Os apuntáis?

Artículo 6. Copa. “Queremos la Copa, llena de Farlopa”. Mil veces la prefiero antes que la Europa League, vamos. Pero mil veces. Me gustaría deciros otra cosa, pero yo nunca miento. Ni cuando digo la verdad (Sabina diccionario dixit).


Artículo 7. “Vayas a dónde vayas”. Otra nueva exhibición de los desplazados. No dejé ni un solo instante de oírles más a ellos que a los supuestamente locales. Estaba chungo la cosa, sí. Pero ahí estuvimos. Mentalidad.


Artículo 8 “Y a mi no me interesa en qué campo juguéis”. Ni ocasiones de Roma, ni empate de ayer, ni derrota ante el Chelsea … La clasificación de la Champions se pierde por ser incapaz de ganar a un equipo como el Carabag, en 2 choques consecutivos, y jugando entre ambos casi 1 hora en superioridad numérica. Y sí. Que no hemos podido fichar, que si el mundo nos persigue (como si no lo hubiese hecho anteriormente, ja), que si patatín, que si patatán… “EL ATLETI ES CAMPEÓN”.


Artículo 9. “Siesta con Mar Saura”. Hostias, que esto no iba aquí (mente enferma la mía, por Dios) … Perdón. No les den más vueltas. Que somos del Atleti, hemos sido del Atleti y … Lo que es peor (qué hostia puta … Lo mejor). Seguiremos siendo del Atleti (y que Mar Saura nos perdone). “No lo pueden entender” …

30 de noviembre de 2017

Atleti 3 - Elche 0. Sin concesiones.


No tengo mucho tiempo para escribiros hoy, así que voy al grano directamente:

           No hubo más que ver cómo salió, literalmente, a comerse al rival como si del mismísimo Bayer de Munich fuese, el Atleti, para comprobar que la Copa, nos gusta, y mucho, a todos los Atléticos (tanto a los seguidores, como al cuerpo técnico y los jugadores). Siempre lo he dicho: no hay mejor respeto al rival que no tener piedad de él. Ni Segunda B ni leches. A la yugular directamente.

          Aunque para piedad, la de Vietto. Me está empezando a tocar la polla el tema, porque el chaval está jugando bastante requetebién, no se esconde jamás, tira buenos demarques, combina casi a la perfección con su compañera de baile, cae bien también por banda, pero … En cuanto tiene una ocasión de gol, o tiene mala suerte (la primera que tuvo su remate fue genial, aunque se fuese lamiendo el segundo palo), o al portero le sale el partido de su vida (o no, buen cancerbero el tal Guillermo ese, que a Torres también le sacó unas cuantas manos escalofriantes), o se duerme en los laureles, o qué se yo … Sinceramente, y aunque no me gusta un pimiento la frase en cuestión, “el fútbol no está siendo justo con él últimamente”. Mala leche, coña.


        Giménez. Pelotero descomunal. Es puro Atleti. Uno de los jugadores que más transmite a todo el mundo. Lo sabéis, me encanta. Y cada día que pasa, más. Aplíquese la misma fórmula para Lucas, por favor.

        Torres. Dos  goles. El segundo, en su más puro y genuino estilo, a saber: pésimo control, brutal remate a la escuadra sin ángulo. Nuestro Niño es así, no le den más vueltas.


        Afición. Yo no pude ir, pero en la tele, se palpaba un gran ambiente, la verdad. Y meter a casi 50.000 tíos en el campo, un miércoles, a esas horas, y frente a un segunda B, es un dato francamente ilusionante. Y no se olviden del frío gélido que hacía ayer en Madrid. Y si no, pregúntenle a  Don Pablo. Pregúntenle.
     
     El Elche. Un digno rival, si señor. Le sobró alguna tarascada al final con nuestro ínclito personaje de mujeres, hombres y viceversa (al que, a su vez, le sobró algún que otro regate tribunero-burlesco con el 3-0 en el marcador, dicho sea de paso, ayyy, Carrasquito, Carrasquito) pero les deseo que suban. Son buena gente.


          Poco más. Que sigamos así. Como esta crónica. Directamente al grano. Sin concesiones. Sé, que no hay distancia que nos pueda separar …

26 de noviembre de 2017

Levante 0 - Atleti 5. El Atleti se emborracha de fútbol.


Y de goles. Y de presión. Y de ocasiones de gol. Y de autoestima. Y de Griezmann. Y de Correa. Y de Gameiro. Y de todos. Porque, sin lugar a dudas, el Atleti, a pesar de esa esperpéntica casaca amarilla, tiró de corazón, de autoestima, de identidad en su fútbol y de calidad, para arrasar en el maldito Ciudat de Valencia. Maldito para nosotros deportivamente, entiéndaseme. Nunca lo será para su fiel y extraordinaria afición.

¿La clave? De primeras, aprovecharnos de los regalitos locales, sí. En el 4, Roger se aprovechaba de una extraordinaria inclusión de Gameiro por banda, y remachó, incomprensiblemente, el balón dentro de su portería. Y digo incomprensible, porque si resulta que el que esperaba el centro era el tan genial como imprevisible Correa, todos sabemos que cualquier cosa podría haber pasado en realidad.

¿Otra clave? Esta vez no se dio ni un triste paso atrás. Se defendió con un orden admirable, se presionó mucho y bien, el equipo anduvo fresco de ideas, y de piernas. Hasta el pobre Thomas, que, una vez más sufrió de lo lindo en esa absurda a más no poder decisión del Cholo de castigarle de lateral derecho, SuperSavic siempre estuvo atento a las limitaciones defensivas del ghanés y se bastó y se sobró para anular cualquier intento de peligro granota.

Sin embargo, Gabi se disfrazó de emperador Imperial. Saúl, de mediocentro superdefensivo. Koke dio un recital descomunal, y, para todo lo demás, Griezmann. Encontró su sitio en el mundo: detrás de sus 2 puntas favoritos, tanto Gameiro como Correa. Y disfrutó y nos hizo disfrutar de lo lindo a todos los colchoneros de bien (y, me atrevería a decir, a todos lo que no lo son tanto, también). Gameiro tuvo 2 ocasiones de libro que le sacó muy bien Oier (algo precipitado en sus remates, ciertamente), con posterior remate de Saúl lamiendo el palo en la última de ellas. Pero en el 29, otra maravillosa asistencia del brutal Koke, Correa aprovechó para destrozar, una vez más, a la defensa levantina con una facilidad insultante, remató con suavidad a puerta. Todos, y cuando digo todos, es todos, sabíamos que ese balón no entraba, pero Chema dejó el balón muerto con una facilidad insultante a Kevin Gameiro, y éste, con una sencillez yo diría que hasta escandalosa, anotó el gol que bien pudiese haber conseguido cualesquiera de nosotros. Partido visto para sentencia.

¿Por qué? Porque el Atleti defendió como hay que hacerlo, a saber: defensa adelantada, inteligente presión, y posesiones largas, rápidas y precisas. Es decir: no dio ni una puñetera opción al rival, más que de no salir goleado, cosa que, obviamente, no terminó consiguiendo.

Así que, la segunda parte pintaba a lo que ocurrió: goleada total. En el 58, Gameiro (otra vez absurdamente cambiado por nuestro entrenador, cuando a un jugador de fútbol se le ve disfrutar así, hombre, por Diossss) remató en un excelente remate al primer toque otro maravilloso pase de Griezmann entre líneas. En el 64, Griezmann se aprovechaba de otra genial asistencia de Kevin para poner en el 0-4 en el marcador. Tres minutos después, Griezmann aprovechó un remache de Oriol a remate seco y duro de Gameiro  y puso el quinto. Y pudieron ser más, pero salió Torres, y claro … La cosa se difulminó, a pesar de que Antoine estaba emperrado en que él también disfrutase de la fies.

Buenos son estos puntos. Excelentes las sensaciones. La línea a seguir, lo tengo claro. Por fin, acabé a gatas en el salón de mi casa. ¡Qué borrachera de fútbol!

EL CRACK DEL PARTIDO: Antoine, que, por fin, como me ha hecho caso, y se cortó el pelo asqueroso ese que portaba, empieza a ser el que fue. Pero Kevin Gameiro estuvo extraordinario. Savic, completísimo. Koke, extraordinario. Gabi, inconmensurable. Correa, brutal. Un señor partidazo. De todos.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO. Mira que le quiero, pero Torres y esos controles imposibles, esos remates absurdos, esas conducciones esperpénticas…. Ufff. Me mata el Niño. Sencillamente, me mata. Me mata de fútbol, me consume de amor.

ÁRBITRO: Un tal Trujillo. No me voy a meter mucho con él, pero esa tarjeta que le saca a Koke en el 93 por una falta en el centro del campo, con 0-5 en el marcador …Chico, tardaré tiempo en olvidarla. Os lo juró. ¿Pero qué les pasa a estos hombres, Díos mío?

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 3 GRADOS).

Se que es un rival que se nos ha dado horrible, pero este partido sí que era de obligado cumplimiento, sí o  también. Así que déjense de lloros y de lamentaciones, y respondan como hombres hechos y derechos, leñe. ¡Quiero Atléticos como robles en mis filas!

Y, el miércoles, el Elche. Resultado incierto, y ya sabemos todos lo caprichosa que resulta a veces la Copa. Ojo avizor … “Cuando más los necesites” …


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8